Programar ordenadores con niños es fácil, palabra de programador

Soy padre. Y soy programador. Era de cajón que algún día enseñaría a mi hija a programar. De hecho mi hija ya ha visto alguna vez cómo trabajo y le he enseñado mi trabajo. Pero actualmente desarrollo interfaces web, frontend, para una empresa de software para gestión de big data. Poco atractivo para una niña de cinco años. Bueno, poco atractivo así contado para cualquiera. El caso es que mi idea era introducirla en mi mundillo más adelante, programando robótica, con sus sensorcitos y sus rueditas. Pero el confinamiento forzado nos ha explotado en la cara y me ha dado por tomar otros caminos.

La programación tiene que ser divertida

Primero, porque lo es. Y segundo porque quien entre en ella tiene que darse cuenta.

Así a grandes rasgos la programación es lo que hacemos todos al poner una lavadora, encender el horno o arrancamos un coche. El fabricante nos ha ofrecido una serie de opciones que al concatenarlas genera un resultado que nos facilita la vida. Automatización me gusta llamarlo. Así que la programación consiste en coger lo que otros han diseñado para generar un resultado variable en función de nuestras opciones. Luego ya hay programaciones más sencillas, como la robótica para niños del cole, o más densas, como la programación usando lenguajes de programación (que si Visual Basic, que si Macros, que si Java…).

Habla con tu ordenador, usa un lenguaje

No quiero usar esta publicación para dar una charla sobre qué lenguajes son mejores o peores y demás. Simplemente quiero que entendáis que para poder programar necesitamos un lenguaje, una manera de entendernos con la máquina. Igual que sabes que el icono ese de una camiseta con una burbuja en una esquina en la lavadora significa que hará cierto trabajo de generar burbujitas para limpiar mejor, sabes que si usas un condicional “si… entonces…” cuando se resuelva como verdadero lo primero, pasará lo segundo. En este caso se llama condicional. Pero hay más bloques útiles en programación, y muchos los usamos. El horno aplica una temperatura concreta hasta que tú le digas que pare (“mientras… haz…”). Otro bloque, en este caso un bucle. Y así va la movida.

Empezando con niños, “from the scratch”

Y aquí ya nos metemos en harina: voy a explicar brevemente el uso de Scratch, una aplicación creada por el MIT para facilitar el acceso a gente ajena al mundo de la programación. Scratch significa rasgar, y from the scratch, desde cero. Sea de un modo u otro, está claro que lo que los creadores de esta aplicación quieren que te inicies sin tener conocimientos previos, lo cuál en niños es la base del aprendizaje.

Os dejo por aquí un vídeo de introducción y ejemplo que hice con mi hija:

Lo que más me gusta de Scratch es que una vez introducido al mundillo, con una mínima soltura de lectura (5-6 años para arriba) pueden hacer miles de “juegos” y prácticas. De hecho en la propia web hay muchos ejemplos ya creados por la comunidad, y tutoriales para que aprendan a usar cada bloque de ejecución.

Si te animas me encantaría saber cómo te ha ido. Y si quieres saber más sobre este tema, y quieres que te ayude a entender algún concepto al respecto para aplicarlo con tus hijas e hijos, o para ti misma o mismo, no dudes en contactarme para pedirme ayuda 🙂

❤️ si te gusta, dale amor compartiéndolo 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *